Historia de las Galletas de la Fortuna / Fortune Cookie

La historia de las galletas de la fortuna / Fortune Cookies se remonta a los siglos XIII y XIV durante los cuales China estaba siendo invadida por los mongoles. 

Chu Yuan Chang, revolucionario de la época, planeaba la rebelión contra los invasores y encontró la forma de comunicar la fecha sin alertarlos. 

 

Sabiendo que a  los mongoles no les gustaba la pasta de nuez de loto con la cual se rellenaban los tradicionales “pasteles de luna o mooncakes” usados por los chinos en las fechas especiales, decidió esconder en el centro de los pasteles mensajes secretos de papel de arroz informando a los chinos la fecha de la rebelión. Chu Yang Chang, fingiendo ser un sacerdote taoísta, entró a la ciudad amurallada con  pasteles de luna que contenían las instrucciones para coordinar el levantamiento.
 

Nació así la tradición de dar mensajes dentro de pasteles y se convirtió en una forma popular de expresar deseos de bienestar o de buena fortuna en ocasiones importantes como la celebración del Festival de la Luna que se celebra regularmente.

Se cree que esta leyenda inspiró a los chinos que trabajaron durante la construcción del Ferrocarril Americano a través de la Sierra Nevada hacia California en Estados Unidos en 1849. El trabajo era duro y los placeres muy pocos en los campamentos aislados.

Al no poder contar con pasteles de luna para la celebración del Festival de la Luna, y al tener sólo galletas decidieron poner mensajes felices dentro de ellas para compartirlas, así nacieron las GALLETAS DE LA FORTUNA o FORTUNE COOKIES.

Con el tiempo, luego de la fiebre del oro y de terminar la vía férrea, la tradición se consolidó y se convirtió en una pequeña industria dentro de la comunidad china residente en San Francisco. Hoy es imposible imaginar tener una comida oriental en muchos países del mundo y no terminarla con una galleta de la fortuna / Fortune Cookie.